Bel Borba

Bel Borba, un artista para el cual no caben superlativos


Bel Borba es un nombre de andar por casa en la histórica ciudad de Salvador, primera capital del Brasil colonial y joya de la corona del estado de Bahía. Conocido en su ciudad como el “Picasso del pueblo”, el ecléctico artista representa una cara poco conocida de Brasil.

Borba lleva cuarenta años llenando de arte un paisaje urbano con 5 siglos de antigüedad. Es como un miembro más de cualquier familia de su ciudad, tanto para niños de tres años como para vendedores ambulantes octogenarios y se puede decir que es el hijo pródigo de ésta. Combinando talento, simplicidad y naturalidad para realizar obras de arte originales, el artista nos presenta la belleza olvidada de su país para decirnos que Brasil es mucho más que favelas, fútbol y capos de la droga en Río de Janeiro. Bel expresa con mucha poesía la verdadera esencia de Brasil usando azulejos, acero, maderas, materiales reciclados y arena del mar, demostrando que el límite nos lo da el océano. En un país de por sí rebosante de color, el artista graba su devoción hacia el arte y su pasión por su gente.

Nacido en el seno de una familia de abogados, las expectativas profesionales de Borba estaban predispuestas en torno a este campo. Al descubrir su interés por el Arte, descartó la carrera de derecho para ingresar en la escuela de Bellas Artes de la Universidad de Bahía, donde tuvo su primera exposición en 1975, a sus dieciocho años. Sus comienzos como pintor le llevaron muy pronto a experimentar con otros materiales. Se hizo conocido por los mosaicos murales que se pueden ver en muchos barrios de Salvador, aunque su trabajo suele ser más multidisciplinar. Haciendo uso de muchas variedades de materiales, sus técnicas mixtas incluyen pintura acrílica, óleo, metales, impresiones digitales, cerámicas y mucho más; su trabajo suele expresar un sentido del humor surrealista.

Creativas y llenas de color, sus telas parecen ritmos musicales. Las combinaciones de colores acompañan las mezcla de ritmos de samba y bossa nova con las peculiaridades del país. Las formas de sus esculturas son un desafío para los ojos. Con su arte, Bel cuenta historias sobre las antiguas calles de Salvador, sus callejones, sus villas más lujosas, sus galerías de arte más exclusivas y también sobre sus barrios más marginados y peligrosos.

Se puede apreciar obra suya en museos pero también en aviones, edificios, murales, tótems, a lo largo de las playas de Salvador, en restaurantes y hospitales del país, en piezas de gran tamaño encargadas por organismos oficiales hasta pequeños dibujos en oscuras esquinas de callejones escondidos. Algunos de sus grandes mosaicos murales realizados en las calles de Salvador han sido elegidos recientemente como puntos de referencia de la ciudad, reconocimiento que los ha convertido en patrimonio histórico y cultural de Bahía.

Bel Borba ha expuesto su obra en Sao Paulo, Río de Janeiro y varias otras ciudades brasileñas; también en Suiza, Francia, Alemania, Italia y Estados Unidos. Esta exposición presentará pequeñas piezas en bronce, cobre y aluminio con elementos en oro.

Copyright © 2015 Art Wanson Gallery