Don Hunstein

En París vio un libro "street" en una tienda con fotografías en blanco y negro de Cartier-Bresson, que aumento su inspiración


Don Hunstein nació y se crió en San Luis y estudió en su ciudad natal, en la Universidad de Washington, donde se graduó en junio de 1950, pero su vida realmente comenzó cuando se unió a la Fuerza Aérea de EE.UU. para evitar ser reclutado en el ejército y enviado a Corea. Poco tiempo después fue enviado a un WW II RAF en la base de Fairford, cerca de Oxford, uno de los cuatro aeródromos RAF en el sudeste de Inglaterra que fueron re-construidos por la GI para la "Guerra Fría". Gran Bretaña y Europa se encontraban en fase de recuperación después de una guerra de más de 5 años. En Londres y otras ciudades importantes de Europa los bombardeos y el racionamiento era entonces un modo de vida.
Don no era piloto, pero por sus habilidades mecanográficas le dieron un trabajo detrás de un escritorio en la oficina del escuadrón, encargándose de los registros y la redacción de los hechos cotidianos. Ahora él dice que fue un chollo lleno de ventajas. El dólar Yankee era muy poderoso en esos días y el coronel a cargo era fácil de convencer. Don realizó viajes de fin de semana a lugares como Atenas, Copenhague y Madrid con pilotos DC3 en práctica. Sus padres le habían dado una modesta cámara para que pudiera enviar imágenes de Londres y la aldea de Cotswold a la familia. Pero cuando le robaron la cámara de los cuarteles compró una Leica M3 en el PX, de una tienda de la GI en la base. El tener la M3 en sus manos le inspiró para tomar en serio el hacer fotos, y en un viaje corto de 3 días a París, vio en una tienda un libro con fotografías en blanco y negro de una sencilla calle fotografía por Cartier-Bresson, lo cual aumentó su inspiración.
Después de un año más o menos, Don fue trasladado al sur de Ruislip en las afueras de Londres. Convivió con un amigo Notting Hill Gate. Con fácil acceso al centro de Londres, Don tuvo la oportunidad de mejorar su hobby de la fotografía y aprender sobre el arte y la cultura de Europa. Se incorporó a un club fotográfico cerca de Oxford Street, donde aprendió técnicas de impresión en blanco y negro. Hizo un curso de tipografía nocturno en la Escuela Central de Londres de Arte y Diseño con Edward Wright. Ahora se movía en un círculo más amplio de influencia que en el ejército, formándose de esta forma su visión artística.
En mayo de 1954 Don regresó a los Estados, primero a San Luis y luego a Nueva York para colaborar con un amigo que tenía un puesto de trabajo en publicidad. La muestra de fotos que Don tomó en Londres no impresionó a los fotógrafos locales. Sin embargo, se le ofreció un trabajo como aprendiz en un estudio comercial donde Don aprendió a dominar las cámaras de gran formato y el uso de la iluminación. Un conocido fotógrafo que tenía un estudio en el Carnegie Hall, contrató a Don como ayudante. Don le ayudó en su estudio y fuera del estudio también. Un detalle que Don recuerda es: fotografiar la vestimenta de ensayo para un musical de Broadway. Fue en la fotografía dentro de la música donde Don encontraría su lugar.
En un plazo de unos cuantos años Don estaba dispuesto, al menos técnicamente, para tener su propia carrera como fotógrafo. Una mujer llamada Deborah Ishlon, la cual dirigía el departamento de publicidad de Columbia Records, se convirtió en su mentor. El negocio de la grabación se estaba expandiendo rápidamente en ese momento y con sólo dos ayudantes, Ishlon necesitaba a alguien para ayudarle a ejecutar su biblioteca de imágenes y pasar los formatos impresos a la prensa. Ella ofreció el trabajo a Don. Poco a poco Don también se convirtió en el principal fotógrafo de la empresa. Según se fue adaptandova los nombres famosos en el mundo de la música, haciendo que tanto ellos como los recién llegados se sintieran a gusto en su presencia, desarrolló la capacidad para ver en el carácter de sus temas y reflejar lo que veía en las fotos que hacía. En una distinguida carrera que abarca más de treinta años, Don ha tomado imágenes de los músicos - clásica, jazz, folk y el rock - en concierto, en las sesiones de grabación, en la carretera, y en el estudio, donde llegó a producir retratos para el departamento de PR.
Hunstein tiene un don para estar en el lugar correcto en el momento adecuado. Ha tomado fotos de cientos de portadas de discos y documentado las sesiones de grabación de muchos de los músicos más importantes del siglo XX. Él es un gran fotógrafo, un experto tanto en formatos grandes como pequeños, en blanco y negro o color. Para Rockarchive es un honor tenerlo como un miembro de nuestro colectivo.

Copyright © 2015 Art Wanson Gallery