Francisco Sanchis Cortés

El pintor valenciano tiene una línea genética envidiable que le lleva en pos de las Bellas Artes


Pueden ver su galería en ARTNET

Concluídos sus estudios de Bachillerato ingresa en la facultad de Derecho, la cual abandona y se sumerge en el mundo de la pintura. Se autodefine como impresionista después de haber trabajado en el mundo de la publicidad con tan sólo 18 años. Sus obras son estampas rememorativas de tiempos pasados donde dosifica y ordena el color con moderación y templanza, donde plasma el dibujo con destreza intuitiva, confiriendo a las obras un sello personal. Sus acuarelas se encuentran en colecciones particulares en diferentes puntos de España, Francia, Inglaterra, Alemania, Holanda y USA. Es de mencionar por su importancia el retrato a la acuarela que realizó del Arzobispo de Valencia, Excmo. y Revdmo. Sr.D.Agustín García-Gascó y Vicente, que fue presentado en Galería Segrelles el 27 noviembre de 2001. Su primera exposición fue en Montpellier en 1995, debutó en la Galería Segrelles de Valencia en octubre de 1996. posteriormente se inició a la pintura al óleo y se formó en la contemplación de la feminidad con colores mediterráneos. Expone en México y en 2004 en Miami en la galería Hatman. En España expone muestras en las galerías De Diego de Madrid, en Sala Braulio de Castellón, sala Gabernia de Valencia. E individuales en la galería Puerta de Alcalá de Madrid, Galería Segrelles de Valencia, Sala Braulio de Castellón, Sammer Gallery y Ar & Design Gallery. En 2009 realiza dos obras para la Restauración de la Parroquia de San Martín Obispo para "la Luz de las Imágenes" que ilustran a Santa Teresa de Jesús y San Agustín de Hipona. Después ejecuta la pintura "Tetralogía de Wagner" dando un giro escénico en su estilo personal y adentrándose en el mundo del arte escénico.
El pintor valenciano Francisco Sanchis Cortés tiene una línea genética envidiable que le lleva en pos de las Bellas Artes. Una línea que estilísticamente entronca en el mejor costumbrismo de raíz hispánica, heredero de la pintura novelesca decimonónica, de los Pinazo, Emilio Sala, Mongrell y Sorolla. Una línea narrativa en la que cuenta, y mucho, el relato del asunto y su capacidad para emocionar. Una línea en la que esencialmente se valora el saber pintar, precisamente para caracterizar los motivos, con humanidad en el gestos de los personajes y sobre todo con afloramiento de carácter romántico.

En su juventud el artista evidencia unas excelentes maneras, en las que toma cuerpo ese impresionismo exquisito de sutilezas, sin perder el acento substancial de la imagen. Las pinceladas largas en los ropajes o en los cabellos, en los brillan los iluminismos con irisaciones sedosas o bruñidas, las sutilezas en las encarnaduras para dar morfologia a los refinamientos de las pieles femeninas (motivo fundamental en sus lienzos) con tacto de aliento lírico. La configuración con propósito escénico de los ambientes del entorno, en una claridad viva, en la que emerge la luminosidad y la lozania mediterráneas.

Pero con todo, tal vez aún interesa más la intención de los gestos, la sensibilidad de las actitudes, de las miradas, de los modos en la intimidad, los gestos de complicidad, en un relato que en su entidad pictórica tiene mucho de novelesco y de sentimental.

Copyright © 2015 Art Wanson Gallery