Art Wanson en Marb Art 2010

Palacio de Ferias y Congresos
Del 22 al 26 de Septiembre
Stand/s Nº: E19-E23


Salvador Dalí, Pablo Picasso y Miro son algunos de los maestros con los que Art Wanson se presenta en esta edición MARB ART, dejando sobre el escenario expositivo una apuesta fuerte con la que quiere catalizar sus propósitos y apuesta de futuro, instalada en el modelo de actuación desde nuestros inicios hace ya algunos años.

Una apuesta de futuro que arranca desde la obligada consideración hacia estos maestros del siglo XX, claves y referencia en los procesos de configuración de la imagen contemporánea -ya para siempre asentada en el ideario colectivo- que ahora se dan cita con autores en activo que manejan sus discursos desde los vértices de universos distintos y rimas propias, bebiendo de las fuentes del conocimiento y un derredor que marca personalidad y enjundia de estilo.


Como apuntamos, se tata de una apuesta firme que venimos desarrollando hace años, centrando nuestra prioridad en la selección de un elenco de artistas con importante trayectoria, que representamos a través de un plan trazado a corto, medio y largo plazo con propósito de estabilidad e implicación constante entre Art Wanson y todas las entidades públicas y privadas que han depositado en nosotros su atención y confianza, para el desarrollo de sus intereses culturales y configuración de colecciones de Arte Contemporáneo.

De este modo, además de los citados maestros de los que en esta ocasión encontraremos importantes piezas dentro de su labor gráfica, hallamos también las obras de Amador Braojos, un escultor de ideas y naturaleza que conoce bien la imbricación de los elementos con finalidad estética y ensoñaciones con especial acento en la expresión considerada de la anatomías. Pilar Sagarra Moor, pintora de impulsos e ilusiones vertidas sobre el lienzo, desata en la contención cavilada de sus pinceles un universo de luz y gestos hasta convertir lo cotidiano en un acontecimiento de pálpito incesante que el observador interpreta.

También en este nuevo encuentro con el Arte en Marbella, la obra de David David, un artista curtido en la sencillez del hogar y la realidad del trabajo diario, que su sensibilidad transforma en composiciones plena de matices técnicos e imágenes para la evocación con un particular tratamiento de mirada al tacto. Un tratamiento el suyo que alcanza sus ritmos destilando cierto aspecto de intemporal nacarado y sutil testimonio de sensaciones atrapadas a la imagen. Por su parte Ángel de la Peña, nos presenta obras en donde la facultad de sintetizar armonías sobre la superficie del lienzo resulta todo un ejercicio de enjundia pictórica, saltando a esa otra orilla de su yo racionalista, como arquitecto que es de formación, siendo en la pintura donde ha desarrollado su labor intelectual de gravitaciones entre la sugerencia y el minimalismo de un discurso plenamente asentado.

Así Art Wanson no ha querido dejar pasar la oportunidad de presentar en España la fecundidad plástica del artista libanés Wajih Nahlé, en cuyo ideario se dejan ver los relatos de una tradición que remonta hacia postulados contemporáneos con poderosa factura en los asuntos que trata y el rigor técnico que atesora, revelando siempre un particular sentido del simbolismo. Del mismo modo, la artista, también libanesa, Gina Nahlé, nos seduce desde la insólita dimensión de un trabajo delicado y la ocupación espacial de unos volúmenes que maneja con las transparencias del color atravesando los cristales que modela, dejando sobre el escenario un universo que evoluciona hacia horizontes de encantamiento y el sortilegio de otros materiales con los que desarrollar su capacidad creativa.

Asimismo, contamos con la obra de Juan Antonio Tinte, pintor de esotérica capacidad compositiva, en donde los colores y su estructura juegan en un constante devaneo buscando el lugar de los silencios desde la propiedad de una entidad plástica imposible confundir. Y es que en esta edición de Marb Art, Art Wanson no quiere dejar intersticios en las propuestas que plantea; de ahí que en el espacio que presentamos tengan un lugar destacado las piezas del François Duerinckx; tal vez, el más arriesgado y delirante de los creadores aquí presentados, en cuyas piezas pone de relieve el ejercicio de la sinergia como lugar de convergencia y la explícita habilidad para desarrollar ese punto de postmodernidad donde se cultivan los valores de cada época de la que es conocedor pleno, ofreciéndonos sugerentes ideas de materialización en canales de imbricación entre la pintura, la escultura y los iconos de un presente abierto más allá de donde es posible acertar a ver.

La exposición contará con algunos lienzos de Pal Sarkozy y Werner Hornung, de la colección privada de Art Wanson Gallery, una obra de recuerdo surrealista que tras ser ideada gracias a la genial creatividad de Sarkozy pasa por el tamiz y el tratamiento de su amigo y compañero artístico Werner Hornung, un avezado erudito de la informática que consigue dar a los lienzos de Sarkozy unos impresionantes efectos, conjugando fotomontajes y píxeles, con los que ambos artistas logran unos resultados cargados de originalidad y tremendamente sorprendentes en cada una de sus obras.