El Salerno del futuro, en manos españolas

Bofill levanta un ambicioso proyecto que incluye viviendas de lujo


Salerno está llevando a cabo la reordenación urbanística más ambiciosa de los últimos tiempos en Europa y el encargado será un arquitecto español: Ricardo Bofill.

La idea es crear una plataforma que una el lado norte del paseo marítimo. Sin embargo, nunca llueve a gusto de todos y las críticas no se han hecho esperar. Muchos son los que consideran el proyecto una "construcción enorme, anacrónica y mal integrada en el paisaje del golfo de Salerno".

Pese a todo el proyecto lleva años gestándose. Desde los noventa el alcalde Vincenzo De Luca, lo tuvo claro y apostó por la innovación para la ciudad portuaria del sur italiano.

Sería durante los primeros años del siglo XXI cuando De Luca encargó varias reformas que costarían cientos de millones al ejecutivo. Su idea no era otra que ganar visibilidad nacional e internacional.

Quería no obstante, un sueño, construir una Barcelona en plena Italia. Así los grandes nombres se dieron cita: Santiago Calatrava será el encargado de levantar el puerto de la Marina de Arechi y Jean Nouvel ha reinventado una vieja fábrica de pasta. Así comenzó todo.

Sin embargo la pieza de la discordia ahora es el Taller de Arquitectura creado hace más de 40 años por Bofill. Y más concretamente una edificación en forma de herradura que alojará viviendas de lujo y locales comerciales, de más de 120 metros de altura. El precio: unos 220 millones de euros.

En el lado contrario al proyecto muchos nombres de la política nacional que se engloban en un proyecto web: www.nocrescent.it. De momento, miles de firmas intentan parar la construcción.