La seguridad pudo fallar en el robo de "Las amapolas" de Van Gogh

El director de Bellas Artes y algunos trabajadores del centro, están bajo vigilancia


Los robos de arte suelen ser complejos a la hora de desentrañar el mapa de los implicados. Esto es lo que ha ocurrido con el hurto de la obra "Las amapolas" de Van Gogh en El Cairo.

Y es que ahora está en el punto de mira el propio centro que acogía la obra. Prueba de ello es que el procurador general Abdel Meguid Mahmoud ha ordenado el arresto del director del Departamento de Bellas Artes del Ministerio de Cultura, Mohsen Shaalan, y de otros cuatro oficiales. Se les acusa de "negligencia".

Pero ahí no queda la cosa. Otros nueve empleados están bajo vigilancia. Se les ha prohibido, incluso, salir del país. Y es que, resulta a todas luces muy extraño que sólo 7 de las 43 cámaras de vigilancia funcionaran en el momento del robo. Por lo que las autoridades piensan que fueron manipuladas con el fin de tapar el hecho delictivo en cuestión.

Se buscan responsables y desde luego, parece que las fuerzas del orden no van a quedarse contentas hasta desentrañar los intringulis de lo sucedido. De momento, se confia en que el ladrón no podrá vender el cuadro. La Interpol está incluso, investigando con lupa los principales mercados de venta de obras de arte.

No en vano, la pieza está valorada en más de 39 millones de euros. Lo peor del caso es que "Las amapolas" suelen incitar al robo, o eso parece. Recordemos que en 1977 el cuadro fue también robado, aunque afortunadamente pudo recuperarse pasado un año en Kuwait.