Ruiz de Eguino nos descubre su idea del espacio

Una ocasión para disfrutar con la evolución del artista vasco


Hasta el próximo 28 de junio Iñaki Moreno Ruiz de Eguino expone en el Palacio Aranburu de Tolosa un conjunto de obras que ha ido desarrollando desde los años ochenta. Una muestra que incluye trabajos en papel, escultura y pintura.

El eje principal de la cita lo marca la geometría. Su trabajo nos ayuda a conocer mejor el espacio, empleando la escultura como un elemento puramente artístico y estético, que aporta unidad. De esta forma, el visitante disfruta del objeto artístico sin que le sea agresivo.

Desde hace algunos años para Ruiz de Egino el espacio se ha convertido en una obsesión. Sus escultura permiten al público transitar, disfrutar de ellas desde todas las perspectivas posibles. "Un día me di cuenta de que los chavales andaban por ellas, se convertían en un objeto del mobiliario urbano y eso me gustó. La idea es que tú físicamente y visualmente puedas ver siempre lo que hay detrás, el espacio"- comenta el artista.

Con esta propuesta el artista rechaza la idea de Oteiza de acotar el espacio para vaciarlo, su idea: convertirlo todo en uno. Denuncia el hecho de que somos nosotros los que poblamos esos pedazos de nada. Invadimos, movemos y colonizamos espacios, por ello reclama el uso de la escultura con un fin orgánico y ecológico.

El trabajo de Ruiz de Eguino es a nivel global. Antes de colocar una escultura debe analizar minuciosamente el lugar. El objetivo es que la escultura se adecue a las características de la ubicación que va a tener.

En esta ocasión los utillajes vascos le ofrecen al creador un gran abanico de posibilidades. Muchos de los oficios tradicionales se están perdiendo "solamente queda para la huerta la azada, el hacha...", comenta. "Existen una especie de herramientas de herrería o de arrantzales y la idea era recuperar esa serie de utillajes".

El final del recorrido, no por ello menos interesante, lo componen las maquetas de las esculturas que están colocadas en espacios públicos. Éste es el caso de "Vigía del Collado", en Madrid; "La columna del viento" de Noain, en la autopista que va al Pirineo; "Xana de la ventana", en Langreo;"Port d´Ulrich I" en Montbéliard; "Puerta de Errenteria", colocada en la glorieta de Galicia, junto a otras ubicadas en San Sebastián, Milagro, Zumarraga, Urretxu o Irun.